lunes, 13 de marzo de 2017

Alonso: "Mi tiempo en la F1 no ha terminado"

Alonso: "Mi tiempo en la F1 no ha terminado"

¿Cuando ganó con 22 años su primera carrera, podía imaginar los 35 y siguiendo aquí en la F1?
No, realmente no. Hace muchos años de aquella primera victoria, cuando tienes 21 ó 22 años probablemente piensas que tu carrera deportiva va a ser un poco más corta. No piensas nunca en esta edad, aunque sabes que va a llegar... Ha sido un viaje largo, con muchos buenos momentos. La verdad es que sólo recuerdo buenos momentos ahora mismo.

¿Ninguno malo?
Algunos disgustos, cuando no ganas un Mundial y cosas así, pero, a fin de cuentas, estuve luchando por aquellos títulos y cuando miro atrás, estoy feliz y agradecido de haber tenido la posibilidad y de seguir teniéndola, en realidad, de vivir estos momentos. Hay otros muchos que fueron mucho más desafortunados y nunca vivieron esas cosas.

¿Y el precio que ha pagado por ello?
Cuando eres piloto de F1 la vida te cambia, la dedicación es plena a este deporte y echas de menos muchas otras cosas, como tu familia, tu vida normal, las cosas corrientes de un chaval joven, pierdes la privacidad, muchas cosas, pero a pesar de todo, estoy feliz.
¿Echa de menos esas cosas realmente?
Pues es que como no he tenido la posibilidad de tener una vida normal, entonces no sé cómo es. No es que las eche de menos exactamente, es que sé que hay otras cosas en la vida que todavía tengo que descubrir, porque mi vida sólo ha ido en una dirección.

¿Cómo afronta ahora luchar por un séptimo cuando se ha estado luchando por victorias y campeonatos?
Al final, como competidor, amas correr en cualquier posición. Se echa de menos esa excitación del campeonato, esa tensión cuando llegas a un Gran Premio. Pero me siguen gustando las carreras y los coches y lo disfruto. Para ser sincero, los dos últimos años el espectáculo de la F1 es un poco peor, con los motores turbo, la falta de sonido, los tiempos por vuelta, el conservar gasolina... Creo que el conducir estos coches es menos excitante y hay cambios de normas y cambios políticos que no ayudan. Los pilotos notan una falta de consistencia. Es como lo de las radios: se puede decir todo, nada, la mitad y todo de nuevo. Vamos en un bucle que es confuso para todo el mundo.

Parece que la F1 es menos exigente para los debutantes. Hacen su primer día y están casi al mismo nivel que el resto. ¿Cambiará eso con las nuevas normas?
Lo espero, de verdad. Será un buen tanto para la F1 el poder recuperar el aspecto atractivo de la F1, con el aspecto de los coches, con su velocidad... Vamos a seguir echando de menos el sonido, pero probablemente va a ser más duro para los pilotos, desde el punto de vista físico y se requerirá otra mentalidad, al tener más carga aerodinámica

¿Se parecerá a la de hace años?
No creo que los coches sean tan potentes y exigentes como en 2004, con los motores V10. Recuerdo cuando tenías la primera jornada de test y llevabas 60 ó 70 vueltas... Acababas muy cansado y la cabeza se movía sola por el estrés que te quedaba en los músculos del cuello [se toca con los dedos a cada lado] y no podías dormir en horizontal... Ahora haces 160 vueltas y nada y eso viene también mucho por los neumáticos. La degradación es tan alta que acabas yendo cada vez más lento en la tanda larga... Pero al menos es la dirección correcta en la que ir y puede ser una buena noticia para la F1.

¿Cree que va a cambiar el orden de fuerzas realmente?
Nunca se sabe con los cambios de normas, siempre puede haber sorpresas. No tenemos la bola de cristal y no sabemos si haremos un mejor trabajo que el resto. Somos realistas y sabemos que Mercedes tiene el mejor motor y también el mejor chasis, aerodinámica, agarre mecánico, fiabilidad... Entonces es difícil y necesitas mucho tiempo para cogerlos. Pero con un cambio de reglamento se pueden interpretar normas de una forma diferente y se les puede alcanzar más rápido. También se puede cometer un error, pero la situación de desconocimiento es mejor para el que está intentando cazar.

Vive en un difícil equilibrio en el que dice que quizá su momento en la F1 está acabado y a la vez es optimista para luchar por el título pronto, ¿cómo lo hace?
Primero, no creo que mi momento en la F1 haya acabado. Creo que ahora estoy en mi mejor nivel, donde el conocimiento que tengo del coche y de las situaciones técnicas me permite empujar el coche un poco más allá del límite. Entonces, estoy muy calmado en esta situación, tengo contrato el próximo año con este equipo y creo que mi mayor duda es si voy a disfrutar pilotando los coches del año próximo. Creo que si las reglas siguen como hasta ahora, donde no puedes empujar a tope en el 99% de las vueltas, probablemente el próximo será mi último año, pero no porque yo no sea competitivo. Incluso aunque ganara el campeonato, pararía, porque disfruto más de otras cosas. No es una cuestión de los resultados que logre en 2017, o lo competitivo que es McLaren, es la dirección en la que vayan los coches, de si soy feliz o no.

Dice que éste es el mejor equipo con el que nunca ha trabajado, ¿mejor que el de 2007?
Sí, lo creo. El grupo técnico que tenemos ahora en McLaren, desde los diseñadores, la estructura, la organización que tenemos, los directores técnicos... todo el mundo es muy profesional, el equilibrio del equipo es el correcto y se mueve en la misma dirección. Tienen la experiencia que viene de otros equipos, con viejas y nuevas ideas y todos tienen mucho talento. Creo que es el equipo perfecto para conseguir resultados. No somos competitivos, pero porque nuestro proyecto empezó un año más tarde. Con el motor de este año, el pasado hubiéramos estado aquí en la pole. Empezamos tarde, pero estamos aprendiendo rápido.

Ya tiene dos años de experiencia con Honda, ¿es realmente lo que esperaba en cuanto a tecnología, trabajo e ingenieros? ¿se adapta a esa mentalidad nipona?
Realmente, aún estoy esperando más, en cuanto a la manera de afrontar el fin de semana y de gestionar las carreras. Son competidores y guerreros, en la vida también. Creo que cuando seamos más competitivos veremos una actitud mucho mejor. Siempre he leído sobre ellos y admiro mucho la cultura japonesa y ver a los mecánicos y los ingenieros y la lealtad que demuestran hacia la marca. Hay algunos ingenieros de 45 años que me dicen que llevan 31 en Honda y esos es porque desde antes de la universidad se comprometieron ya con esa casa para el resto de su vida. Es como un matrimonio, y ellos quieren progresar y darlo todo por Honda. Creo que nosotros debemos aprender de ellos cada día.

Si Mercedes le llamara hoy, o Red Bull, ¿cuál sería su respuesta?
[Sonríe y resopla] No creo que vaya a ocurrir, porque ellos tienen pilotos. Mi respuesta sería que en 2017 tengo contrato con McLaren y que en 2018 vería en qué modo los actuales coches me motivaran. No creo que ahora mismo me motive un coche competitivo o un cambio de equipo. Por supuesto, quiero ganar y hacerlo lo antes posible. Como he dicho, el año que viene tengo contrato con McLaren y los siguientes, mi continuidad no está ligada a las prestaciones de un coche.

Probó el pasado invierno una MotoGP en Japón. ¿Cree que hay algo que se pueda copiar de esas luchas cerradas de tantos pilotos del Mundial de Motociclismo?.
Probablemente no, porque son deportes distintos. Mi mejor época fue de 2001 a 2008, porque evolucionar los coches desde la aerodinámica era muy complicado y lento. Probablemente había muy pocos adelantamientos y esa era una de las principales quejas en la F1, que no se podía seguir al coche de delante y que no se podía adelantar. Pero las carreras eran espectaculares y desde el punto de vista del piloto, subir a uno de aquellos coches era ir más allá de los límites de tu mente. Estabas adelantando tus propios límites... Frenabas más tarde de lo que tu imaginación podía alcanzar, ibas más rápido de lo que podías sentir... Eran unas sensaciones increíbles. No necesitamos luchas como las de MotoGP. Mi test de MotoGP fue muy corto y me gustaría repetir aunque no creo que a Ron [Dennis] le haga gracia.

Valentino Rossi, con 36 años, el nivel en el que compite, ¿es una inspiración para gente como usted que ya va cumpliendo unos años?
Sí, definitivamente, sí. Cuando ves a gente que lo ha ganado todo en la vida y que deberían estar contentos con lo que tienen, pero siguen luchando y llegan a una época en la que no luchan por el título, pero siguen y siguen y siguen... Antes o después el talento aflora. Valentino lo está haciendo ahora y es una inspiración para nosotros. Debes confiar en ti mismo y cuando tengas una moto o un coche competitivos, vas a estar ahí, porque pilotar no se olvida en dos o tres años.

Él tiene la ayuda de Luca Cadalora como 'coach' asistente para ayudarle a mejorar, ¿cree que sería posible esa figura en la F1?
No, no lo creo. La F1 es un deporte demasiado único, con coches y reglas que cambian todos los años. Por ejemplo, Pedro de la Rosa, que ha estado conmigo y ha conducido estos coches hasta hace muy poco, no creo que pudiera ayudarme en muchos aspectos. El problema es que la moto de competición es más parecida a la de calle o la bici de competición a la que usa todo el mundo, o la raqueta de Nadal a la que use un aficionado. La F1 es especial en ese sentido y no se puede prestar esa ayuda desde fuera, creo

¿La progresión de Carlos Sainz está rompiendo sus expectativas?

Las mías no, porque yo sabía desde hace mucho de lo que podía ser capaz, pero hay algo en la F1, que es cuando llegas como debutante y tienes prisa por hacerlo todo bien y te vas dejando errores aquí y allá, es muy fácil cometerlos, independientemente del talento. En su caso, me sorprende los pocos errores que comete desde el principio. @assport